martes, 31 de mayo de 2011

Dulce sueño.


Olvídate del tiempo que no pasa,
Simplemente escapar lo dejamos.
Ahora di dónde lo olvidamos...
¡Es tarde! La Dicha salió de casa.

Dejas huir lo que amas y deseas.
¡Obsoleto olvido del tedio odioso!
Vive el alegre sueño copioso,
Aquel que, con agitación, meneas.

Navegante, surca, del tiempo, el mar
Que aún hallar felicidad puedes
Pues, recuerda, nunca dejas de amar.

Y quién puedo ser, te preguntarás.
¡Pasa de ello! No trates de saber
Porque estoy como tú, sin conocer.

Jael R.

5 comentarios:

  1. Sabes de sobras que me encanta y aun me gusta más viendo que finalmente le has puesto el título que te he dicho :) ¡Sigue así!
    un besito,
    Elena

    ResponderEliminar
  2. Oh, precioso!
    me encantaaa*-*
    un besito jael! (L)

    pd: porfi porfi porfi (A)

    ResponderEliminar
  3. siempre en algún momento, o a veces, diversos, nos damos cuenta de lo pesado que es ver como todo pasa, pensar en las oportinudades o deseos, tal vez fracasos, que hemos sufrido y nos molestan en nuestro interior, nos agitan haciendonos pensar ¿y si hubiera hecho esto otro? ¿y si hubiera pasado de otra manera?

    Me gusta como hablas del tiempo en este poema y pienso que tienes mucha razón al animar al navegante a seguir surcando mares del tiempo porque siempre, mientras quede vida, podremos aprender cosas nuevas y disfrutarlas.

    Nunca dejes de luchar por tus sueños aunque solo sean sueños y en eso se queden.
    no te tienes que preguntar nada solo seguir adelante. ;) y si uno se tropieza pues se levanta.

    un gran abrazo y un beso!! Poeta!

    ResponderEliminar
  4. me encanta ^^
    un beso Jael :)

    Helena

    ResponderEliminar
  5. Que decirte,como siempre es precioso,tienes mucho talento aprobechalo un besito.

    ResponderEliminar