domingo, 26 de febrero de 2012

Calada del ayer.

Y despertar en cama, solo, abandonado, con la única compañía de una vieja copa ya malograda y
rota que, aquella noche, había albergado el vino más amargo de mi vida y el último cigarro,
consumiéndose, en el aparador, junto a aquella botella añeja.
Reclinarse sobre el alféizar de la ventana más próxima y mirar arriba, al terreno que algunos tratan
de bautizar como el “sitio Santo” y algunos otros ateos ven como la simple morada de las estrellas.
“Estrellas... estrellas... estrellas...”, continuamente resonaba en mi cabeza y a cada golpe de voz
interior, una punzada nueva de pasado, ¡maldito vino!
Mirar hacia terreno de nadie y dejarte llevar, dejar que tu mente divague en los parajes más hostiles
e inhóspitos y aquella gota de sudor frío... ¡antes no existía! y ahora recorre galopando por tu nuca
para acabar muriendo en tu espalda.
Cigarro sin humo, humo con melancolía; vida con tiempo, tiempo sin vida.
Y mientras, los últimos rastros de ceniza compacta de aquel cigarro que nadie probó, cayeron al suelo esparciéndose en efímeras motas de nada.

certamen microrrelatos ventadepisos.com

Jael R.

12 comentarios:

  1. ¡Hola! Eres mi héroe...Tantas emociones en tan pocaspalabras ^_^

    ResponderEliminar
  2. En cualquier caso... prefiero el vino que el tabaco, eso de las maldiciones siempre se me ha dado bien.
    Más allá de eso... me ha gustado el relato, aunque eso de que lo presentes a un certamen... bueno, dicen que cada autor tiene sus derechos, mejor a uno de microrelatos, al fin y al cabo son cajas con unos límites claros y pueden compararse medianamente bien. Suerte!
    Un abrazo.

    Àlex

    ResponderEliminar
  3. Tal y como está el mundo,no creo que la gente tenga ganas de leer relatos tristes,para llorar no hay màs que oír y leer las noticias o enterarte de lo que le pasa a cualquiera de los que tenemos cerca,mi humilde opinión.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta................

    ResponderEliminar
  5. Me encanta!
    Te superas, Poeta, siempre :)

    ResponderEliminar
  6. Bonito pero triste, pelín pesimista para mi gusto.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno.La nostalgia , esa improvisada compañera. Cuídate mucho.PD. No sabía de tí desde la tragedia de Jose Couso.

    ResponderEliminar
  8. Precioso relato, aunque el sufrimiento y las tristezas, como nos dice un amigo, las tengamos a la orden del día en cualquier noticia, precisamente por eso esto es un buen relato, con mucho mimo y con ese buen hacer de tinta y papel que tu tienes.
    Sigue escribiendo que gustas mucho
    Un saludo desde
    LAS COSITAS DEL RINCON DE DOLORES

    ResponderEliminar