viernes, 1 de junio de 2012

Poema II


Si el amor llama a la puerta
espero no hallarme ya en casa,
que yo haya marchado lejos,
y que amor no invada cama
porque, querida mamá,
amar es lo que más daña:
te deja seco de espíritu,
mata la estima más alta,
roba todas tus sonrisas,
y acabas por sangrar lágrimas.
Si el amor llama a la puerta
que embarguen toda la casa
y que, con ella, se lo lleven
y que ya no regrese hasta
que el mar se seque por siempre.
Porque amar te deja en nada,
en tierra, en polvo y en humo.
¡Pero qué mentira amarga!
Amante sin amada, hiere
pero con amada, el alma
es, crece y rejuvenece.

 Jael R.

3 comentarios:

  1. Hola Jael, me encanta como escribes ya lo sabes,pero este poema es muy triste.
    Un besito rey.

    ResponderEliminar
  2. Ya te había dichos que me gusta...Y precisamente eso, es lo que pienso del amor ^^

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuanto me gusta lo que escribes! es una gozada leerte.
    En esta ocasión es triste ver como el desamor ha hecho huella en ese espíritu, no se si ficticio o personal, no me gustaría que fuese personal.
    De todas formas lo has hecho fenomenal amigo
    Un abrazo desde
    LAS COSITAS DEL RINCON DE DOLORES

    ResponderEliminar