miércoles, 4 de julio de 2012

Poema III


No hay suficiente licor
en el más recóndito
y esquivo bar
para paliar mi sed de soledad.
Damas únicas de mil dueños,
sueños idílicos compartidos,
botella y pura melancolía.
Luz opaca. Tinieblas.
Tinieblas en cada rincón,
en cada aparador del recóndito
y esquivo bar.
Promesas fulanas,
besos perdidos,
caricias secas,
corazones rotos.
Rotos y en ceniza,
calcinados.
Mucho se cuenta sin dar cuenta
en el silencio del recóndito
y esquivo bar.

Jael R.

2 comentarios:

  1. Quizá sería hasta conveniente le pusieran música. Tiene muy buena pinta para ser musicada.
    Un abrazo Jael.

    ResponderEliminar
  2. Hola jael, que decir es precioso pero triste, espero que no te sientas asi en realidad, porque si fuera asi me sentiria mal por ti, un besito cielo

    ResponderEliminar