martes, 29 de junio de 2010

Duermevela.


En el duermevela; tu silencio
De aquello que oyen tus ojos;
Y tus incesantes oídos cojos.
¡Pum! Camina corazón de cencio.

Mira la textura de él
Siente, simplemente, cómo es.
¡Frío, frío frío, este mes!
Abrígate junto a mi piel.

Tú, sombra desdichada de mí
Y oculta en este palpito.
Yo, corazón dolido por ti...
Uno, dos, tres... dulce mi angelito.

¡Mas puro maldito amor loco!
¡Pum! Llórale corazón de cencio;
Pétalos de besos agencio;
Lágrimas dulces, resbalan poco...


Jael R.