domingo, 26 de junio de 2011

Condenado a un arte.


¡Y ahora va y la lluvia comienza!
Pues genial, que las nubes lloren si quieren.
Si ya me lo decían: “Poeta, hoy no.”
Pues nada, mi bolígrafo hoy no saldrá
A dibujar trazos de gilipolleces.
¿Que quién soy? Simple escritor de papel
mojado. Y otros me dicen poeta...
¡Pero ahora no sería el tema!
Graniza... ¿Los Cielos me odiarán también?
Pero si yo no quiero ser un mesías,
Ni un estúpido Bécquer ni un gran Neruda,
Yo sólo quiero dar un paseo con mi
pluma. Que si fuera o fuese por mí...
¡Abandonaba la inerte poesía!
Pero es ella quien me busca y me atrapa.
Así estoy, condenado a escribir
alegorías. Encima ahora nieva.

Jael R.

lunes, 6 de junio de 2011

El ángel de hielo.


En el infinito estío de tus ojos
Hoy siento yo el miedo a los despojos
De aquel mágico y bello mes de mayo
Donde conocí aquello que hoy callo.

Fuego helado o perturbado de mi mente
Que sólo te saborea insulsamente.
Como océano de melancolía,
Así yo paso, paso yo, todo el día.

Miedo poseo a la flama del querer
Cuando a besos me dijiste que poder
No era más que una boca con otra boca
Sin arrepentirse en dónde desemboca.

Maltrecho dolor de angelical veneno
Cuando galopa mi mano por tu seno
Junto a la llama de la vida alada
Que de un gran placer es la calada.

Tu esbelto cuerpo de frágil porcelana:
Suave, tierno, cómodo como lana.

¿Arrepentirme del deseo al tenerte?
Pues pecador seré por sólo quererte.

¡Adiós a todo aquello que mal me hace
Y bienvenido este anhelo que nace!

Jael R.